Patricia es la primera veterinaria que atendió a mi pequeño y seguirá siendo hasta el infinito y más allá. Además de ser una gran profesional, es tan buena persona y se implica tanto, que ya es una más de la familia. Creo que no puede haber opción.